La creatividad publicitaria y la responsabilidad profesional

Vienen semanas de la máxima intensidad para el sector publicitario. A la convocatoria de los Premios Nacionales de Marketing y la reciente celebración de los premios AMPE, que hemos recogido unos días atrás, viene a sumarse la 24ª edición del Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitara, también conocido como El Sol, que tendrá en lugar en San Sebastián entre los próximos días 28 y 30 de mayo.

Semejante sucesión de eventos nos permite concluir que la actividad publicitaria presenta una salud de hierro, desde la vertiente creativa. Otra cosa es que la falta de alimentación pueda causarle una crisis de anemia más o menos prolongada.

Pues bien, como cada año, la capital guipuzcoana acoge con El Sol a lo mejor de la creatividad y publicidad latina. Desde su lanzamiento, en 1986, el encuentro de referencia ha ido incorporando distintas secciones a concurso, hasta dar cabida a todas las expresiones de la comunicación comercial y la publicidad en todos sus ámbitos. Sólo en su cita anterior, contó con una participación de cerca de 3.800 piezas inscritas procedentes de 18 países y una asistencia de 2.400 personas.

El lema escogido para la convocatoria de este año, “las marcas venden”, quiere impulsar la labor de las agencias en la creación de imagen. Y es que, sin duda, la creatividad y la comunicación hacen más grandes las marcas.

Este asombroso poder encuentra su contrapunto en la responsabilidad que debe guiar la práctica de los profesionales del sector en la creación de valores. De recordárnoslo se ocupan entidades como la ONG Ecologistas en Acción (EEA), que ha creado los Premios Sombra a los anuncios más sexistas, insolidarios, consumistas o que hacen pasar un producto como ecológico sin serlo realmente.

Deja tu comentario