05/05/2014

En: Actualidad, Empresas, internet, Marketing, Redes Sociales


portada2Los titulares de la tarjeta de fidelidad SmartClub de Shell que acumularan 999 puntos en el plazo de un mes verían premiada su lealtad a la empresa de gasolineras con un flamante Kindle (El libro electrónico) de Amazon.Comprando una chocolatina de apenas 1,20 euros el cliente consigue alrededor de 100 puntos. En realidad para hacerse con Kindle de Amazon valorado en 129 dólares, bastaba con invertir poco más de 10 euros en Shell.

¿Una auténtica ganga, verdad? Efectivamente. La oferta, vigente durante las últimas semanas en Alemania, volvió literalmente locos a los alemanes que vaciaron literalmente de chocolatinas –uno de los productos cuya compra reportaba más puntos– de las tiendas de Shell.

Sin embargo, la emoción ante semejante ganga se tornó en decepción.

¿El problema? Que las visitas a esta página web se multiplicaron por 40 y la web se cayó, dejando a muchos clientes con las ganas de canjear sus puntos . Y no sólo eso,  la oferta estaba en realidad limitada a 10.000 unidades y lógicamente éstas volaron a las pocas horas. En apenas 3 horas los Kindles de Shell se habían agotado y muchos clientes, viendo que se iban con las manos vacías, echaron mano de Facebook y Twitter para dar rienda suelta a su ira.

¿Shell? ¡Nunca más! No se puede engañar así al cliente”. Así reza uno de los comentarios más “agradables” que puede leerse desde el pasado viernes en la página de Shell en Facebook. Y en Twitter .

A la vista del enfado de sus clientes, Shell se ha visto obligado a  pedir disculpas . “No todos los interesados en canjear sus puntos tuvieron acceso a nuestra web”, confiesa Shell en comunicado. Aun así, “desde el principio comunicamos a nuestros clientes que el número de premios era limitado”,.


Deja un comentario

*